LA LUZ ES COMO EL AGUA.

Tú que estás del otro lado de la pantalla, te comparto una nueva reseña de una historia de Gabo, ¡donde la imaginación juega un papel primordial!

LA LUZ ES COMO EL AGUA:

IMG_20140814_111622

El relato de García Márquez nos cuenta sobre la gran imaginación y creatividad de los niños. Tan solo con 9 y 7 años, los dos hermanos (Totó y Joel) ya tienen un objetivo claro y están dispuestos a hacer o que sea para alcanzarlo. Con la certeza de que la luz es como el agua (así cómo se les fue explicado en algún momento), piden no tan solo un bote, sino que también un equipo completo de navegación, lo cual podría parecer raro, ya que vivían en un pequeño departamento. Pero estos niños buscaban aventurarse en las profundidades de de luz proveniente de la luz de lámparas, apenas sus padres no estuvieran en casa.

Pero, ¿por qué “navegaban” solo cuando sus padres no estaban? Los niños, cuando saben que hacen algo que no está bien o que les podría llevar a complicaciones, hacen las cosas a escondidas, con tal de no ser descubiertos. Tal y como lo hacen Totó y Joel.

¿Hasta dónde puede llegar la imaginación de un niño? Al parecer, ésta es ilimitada, y por eso tan peligrosa. De esta manera, cuando los niños del relato quieren celebrar su último triunfo, piden hacer una fiesta con tal de jactarse de sus nuevas adquisiciones.

Finalmente se hace referencia a España, ya que la historia transcurre en Madrid, la capital. Es sabido que los españoles, en especial Colón, fueron a parar a América, colonizando estas tierras repletas de aborígenes. Con este nombre es con el cual se conoce a los originarios de las tierras americanas y en el final de la historia, está la frase: “En Madrid de España, una ciudad remota de veranos ardientes y vientos helados, sin mar ni río, y cuyos aborígenes de tierra firme nunca fueron maestros en la ciencia de navegar en la luz.” García Márquez hace una especie de cambio de roles, en el cual los españoles pasan ser los aborígenes, mientras que los dos hermanos actúan así como los conquistadores, los cuales “eran maestros en la ciencia de navegar”.

Los niños con más imaginación que los adultos son los conquistadores, son los que tienen el control por sobre los padres que ya perdieron toda creatividad.

Opinión:

Una historia muy creativa, la verdad. Contiene una imaginación increíble, la cual usan los niños.

Gabo agrega elementos que son tradicionales, como el ganarse juguetes por tener buenas notas, los niños se propusieron a hacerlo. Primero el bote y luego el equipo de buceo.

Aunque sus padres decían que en Cartagena le compraban el bote porque había mar y más ventajas, ellos lo querían allí en Madrid, mientras lo tenían en una habitación.

La historia por su gran imaginación es diferente a otras.

Quizás lo que nos falta a veces es esa imaginación, en imaginarnos cosas que harán sonreír, esa imaginación que tienen lo niños y que nadie debe perderla, sino siempre conservarla. Siempre tenerla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s