DIECISIETE INGLESES ENVENENADOS.

Poco a poco voy leyendo más historias, la verdad es que me gusta mucho.

Hoy les vengo a hablar sobre una historia de Gabriel García Márquez, la cual se llama:

DIECISIETE INGLESES ENVENENADOS.

IMG_20140804_222516

Un intenso deseo recorría por las venas de la señora Linero al finalizar el vía crucis en la muerte de quien durante treinta años, en el infortunio de la invalidez, despertaba en una ráfaga de lucidez mañanera de aquel octubre, dispuesto a dejar plasmado el último recuerdo familiar.

Aquel largo episodio, lejos de pensar en algún alivio para ella, dejaba el hondo pesar arrastrado hasta el puerto de Nápoles en un mar de lágrimas continuo. En efecto, visitar al Papa la alejaría de su Riohacha natal y le haría conocer la novedad en el carácter voluble de los italianos, quienes al ver el cuerpo flotando de su coterráneo, mostrando el mínimo estupor, que ni siquiera los pollitos encantados a lo largo del mulle que les daban la bienvenida nuevamente a su terruño, les despertaban el mínimo interés. Pero un incidente clave en la vida de Prudencia Linero la llevaría de la muerte a la vida: Diecisiete piernas blanquecinas en sucesión simétrica le harían estremecer y pensar en una galería cárnica dispuesta en sacrificio, despertando una conmoción y abandonando el hotel más idóneo para ella. Sería un domingo inolvidable: El cura andrajoso y pedigüeño; el pasar a través de callejuelas infernales y el ver finalmente el espectáculo de los estudiantes del Trinity College. La larga espera de la ilusión perdida de ver al Papa en la residencia veraniega de Castelgandolfo, la encerraría en la habitación rezando diecisiete rosarios por el eterno descanso de los jóvenes y horrorizada en un país “donde ocurrían demasiadas cosas al mismo tiempo”.

Opinión:

Bueno, a lo largo de la historia se llevaba una secuencia muy clara, donde se podía entender todo.

Me pareció una historia diferente a otras, con un título peculiar, cuando comencé a leerla no tenía nada que ver con el título pero a medida que iba a leyendo mucho más me imaginaba con lo que podría concordar, y así, hasta llegar a ese punto.

Muy creativa la forma de agregar elementos que le hacían recordar a Prudencia su ciudad, Riohacha. Como el olor, el sol, entre otras cosas.

El viaje que tuvo que hacer Prudencia para conocer al Papa lo describió con la partida y llegada de este a Italia, incluidos los pasajeros Italianos que volvían de la guerra, exactamente en Buenos Aires, Argentina.

La historia es original y me pareció buena, además que narra las sensaciones que tenía Prudencia al llegar a otro lugar diferente, a otro país.

Finalmente me pareció ingeniosa la descripción que hizo Gabo de aquellos lugares, además de los pequeños detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s